Copa Libertadores 2016 – 8vos – Partido de ida – Cerro Porteño 0 – # Boca 2

BOCA SE HIZO FUERTE EN PARAGUAY

Boca jugó un gran partido en la visita a Paraguay.  En el primer tiempo dominó el juego hasta el primer gol, y varios minutos después.  Cerro se despertó sobre el final del primer tiempo.  Al comenzar el segundo, fue la misma historia, Boca comenzó a presionar pero el árbitro le regaló un penal a Cerro que atajó brillantemente Orión.  Minutos después un gran ataque de Lodeiro se coronó con un golazo.  A partir de allí Cerro fue con desesperación y Boca comenzó a aguantar el partido con varias salvadas dentro del área.  Sobre el final, Cerro tuvo un nuevo penal que si fue, y descontó en marcador.

Cerro Porteño

CERRO PORTEÑO

8vos de Final – IDA
26 / 04 / 2016

1  –  2

escu_0021_Objeto_inteligente_vectorial

BOCA JUNIORS

Tevez en cuartos

Boca jugó un muy buen PT, Carlitos fue clave y se llevó un triunfazo contra Cerro Porteño. Orion tapó un penal estando 0-1 y no pudo evitar el descuento desde los 12 pasos.

El penal atajado por Orion fue el punto de inflexión. El mismo que podía haber sido si Lodeiro embocaba la contra del arranque del segundo tiempo, justamente antes de que se desquitara con un golazo. Con la salvada del arquero sobre su derecha, Boca empezó a dar el gran salto en Asunción, manteniendo el 1-0 de visitante, dándole un golpe a un rival que estaba embravecido en ese momento y merodeando el empate. Pero si Boca pisó fuerte en Paraguay no fue sólo por el arquero sino por el oficio que mostró en los primeros 45′: apostando a la profundidad de Pavón y a la paciencia colectiva para armar el juego (como en el gol de cabeza de Tevez), manejando los tiempos y la pelota, imponiendo autoridad.

Con dos puntas (Tevez y Pavón), Lodeiro suelto y un medio de tres con Meli-Erbes-Pérez (de muy buen partido después de su ridícula expulsión con River), con los defensores primero defendiendo antes que nada,Boca se plantó con el look que se necesita en la Copa. Sin ser un equipazo, sin grandes destellos, así se llevó un triunfo de los que valen más allá de la mínima diferencia.

Pero ojo, que el 2-1 no tape el bosque: en el segundo tiempo le llegaron mucho, casi no tuvo la pelota, por momentos jugó demasiado cerca de Orion, pareció desconcentrarse y le generaron chances. Tuvo ese golpe de suerte necesario de dar el golpe de nocaut en una jugada genial, por el pase de Carlitos y la definición en el área chica y con gambeta incluida de Lodeiro. Y eso convivió con la ingenuidad en el final para regalarle el descuento con un penal a Cerro, un rival de los bienvenidos en este tipo de instancia.

La noche de Copa venía para decir que la serie ya estaba cerrada, o casi, por un lapidario de 2-0. Boca le dio otra vida a Cerro por ese 2-1 del final, cuando el rival parecía planchado y resignado. Pero no es poco lo qró para una llave de Copa: la noche en que su archirrival perdió 2-0, metió dos goles fuera de casa, ganó, pasa hasta perdiendo 1-0 en la Bombonera (el rival sería Nacional o Corinthians, que empataron 0-0 en Montevideo) y se viene con una gran sonrisa desde Asunción.

COMO PASA BOCA: Ganando, empatando y perdiendo 1-0.

HAY PENALES: Si Cerro gana 2-1

COMO PASA CERRO: Si gana por dos goles o si gana por uno pero metiendo tres o más goles.

http://www.ole.com.ar/boca-juniors/futbol/Libertadores-Cerro-Boca_0_1567043486.html

Salud, Boca

Un equipo que venía golpeado por las lesiones de Cubas y Gago se sobrepuso a las bajas de último minuto de Jara y Chávez. Por momentos sufrió pero le ganó bien a Cerro y encaminó la serie. Orion atajó un penal clave y fue figura.

No hay grandes triunfos, ni grandes equipos, que se formen en camino de rosas; de la misma forma, claro, que las calamidades no son garantía de glorias futuras. Pero sobreponerse a la adversidad y mantener la mente fría en las dificultades es lo que termina de formar el carácter de los ganadores. Ese equipo recién arranca y es demasiado prematuro como para darle un diploma cuando todavía no pisó la Universidad. Pero ayer pasó una prueba grande, pesada, dura, y después de una noche así hasta el más cobarde se siente Sansón. Salud, Boca.

Pero más allá del triunfo y el esfuerzo colectivo, es imposible ocultar que Boca jugó en estado de emergencia permanente. Remiendo sobre remiendo, no estuvo Cubas, ni el reemplazante de Cubas (Jara) y jugó el que jamás estuvo en los planes (Erbes); tampoco pintó Gago, y el reemplazante de Gago (Lodeiro) tuvo que jugar en otra posición por la lesión de último momento de Chávez, y terminó jugando el que no iba a estar (Pérez). A Guillermo se le quemó la charla técnica en el túnel, pero así y todo mantuvo el autocontrol. Desde allí se explica gran parte de este Boca que cambió las ropas y dejó en el placard la debilidad mental de un pasado cercano. El Mellizo, sin mover un músculo de más, no paró de dar indicaciones, pequeñas, precisas, puntuales, y así en un parate juntó a los tres delanteros y les dio una mini charla técnica, en otro acomodó a los volantes. Hay un rasgo -se insiste, incipiente aún- que este equipo parece haber heredado de la Era Bianchi: ese instinto de supervivencia, ese poder de adaptación ante lo imprevisible que lo hacía poco menos que inmortal. Por ahora en dosis homeopáticas, en el futuro se verá si el ADN del Virrey pasó por herencia genética a GBS7.

OLE_20160429_01.jpg

La ventaja de Boca fue que el huracán de lesiones y bajas no afectó su capacidad ofensiva. Y a partir de los piques imparables de Pavón fue encontrando los caminos al gol. Lo mejor del equipo fue cuando los medios se asociaron para mostrarse como alternativa de pase. Así fue con Meli en el centro y Tevez en el gol, en un perfecto anticipo de cabeza. Pero la improvisación en el armado del equipo tuvo sus costos del medio hacia atrás, que el CT tendrá que atender: Boca no tuvo la presión que caracterizó el ciclo Guillermo (sobre todo con Cubas), ni la salida clara y rápida que le solía dar Gago. Cuando Cerro sufrió la lesión de Santana y mandó otro nueve a la cancha, Boca mostró muchos problemas en el juego aéreo: cada pelota al área era medio gol; cada córner, un penal para Cerro, que no dispuso uno sino dos. En el primero, inventadísimo por un árbitro impresentable, emergió la figura de Orion, otro puntal que explica las razones del triunfo.

El gol de Lodeiro pareció alejar el fantasma del sufrimiento, pero qué va, la lesión de Peruzzi y el -ahora sí- penal de Erbes puso el partido otra vez en terapia. Pero Boca resistió y se lleva la serie bien acomodada en la valija. Y si después de tantos golpes no lo voltearon…

http://www.ole.com.ar/opinion/Salud-Boca_0_1567643239.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s