La Era Amateur 1905 – 1930

En abril de 1905, cinco jovenes del barrio de La Boca decidieron crear un nuevo club de futbol para canalizar una incontenible pasion popular. Los impulsaba un espirituludico acorde con el romanticismo de la epoca, desprovisto de mezquindades protagonicas. Solo les importaba cultivar el futbol por el futbol mismo. Y sostener izado al orgullo zonal en los torneos barriales que movilizaban a la Buenos Aires de principios de siglo. Sin saberlo, habian sembrado la semilla de un grande del futbol mundial …

LA FUNDACIÓN

El futbol, ese juego que los marinos ingleses solian practicar en los descampados vecinos al puerto, habia desperdigado sus semillas entre la muchachada porteña y hasta habia arañado una porcion de popularidad impensada en las paginas de los periodicos, que reflejaban los triunfos concataneados de Alumni, una verdadera escuela de campeones. En cada potrero de cada barrio, vitaminizados con el impetu de lo inedito, los adolescentes cincelaban la tecnica e inmaginaban un horizonte con la silueta recortada de su propio equipo, el que defendiera el honor mediatico del terruño y los elevara a la consideracion popular.

Para los cinco amigos, era ahora o nunca. Baglietto, Alfredo Scarpatti y Santiago Pedro Sana eran compañeros en el colegio comercial donde el irlandes Paddy Mc Carthy enseñaba, ademas de boxeo, los argumentos basales del futbol. Y los hermanos Juan Antonio y Teodoro Farenga – brotes emblematicos del barrio y amigos sin dobleces de los otros tres – rearfirmaron el impuso, que ni siquiera pudo fisurarse cuando visitas imprevistas arribaron a la casa de Baglietto. “Vayamos a la plaza, esto tenemos que definirlo ahora”, deslizo Scarpatti, el mas vehemente de los cinco. Y en un banco de la Plaza Solis, debajo de un arbol añoso, rubricaron lo que ya venian modelando: harian un club de futbol.

El rumor por los adoquines y a las pocas horas se adosaron otros ilustres de la barriada: el Chino Vergara, Canevaro, Carrega, Priano y el viejo Brichetto. La base de los jugadores de Independencia, que habia conquistado 18 trofeos en los certamenes de la zona portuaria, no tardaron en arrimarse al fogon de los pioneros para conformar el primer plantel.

El trayecto hacia la trascendencia restaba una decision liminar: el nombre del club. Pero la modalidad de la epoca despejo las discuciones. Como estilaba mencionar al lugar de radicacion de la institucion – en este caso La Boca -, la denominacion cayo de madura: Boca. Y el agregado de Juniors fue una sugerencia de Santiago Pedro Sana, avanzado estudiantes de la lengua inglesa. En aquel entonces, un oportuno agregado en ingles realzaba cualquier nombre, le otorgaba un status irresistible. Y esa fue la razon sustancial que le torcio el brazo a los otros tres nombres postulados: Defensor de la Boca, Hijos de Italia y Estrella de Italia.

Aunque no existe documentacion del acto fundacional del 3 de abril, diversos relatos de la epoca reflejados en varios medios periodisticos, certifican que esos cinco amigos fueron los fundadores de lo que hoy es el glorioso Club Atletico Boca Juniors. Pero por una determinacion de la asamblea general ordinaria del 26 de diciembre de 1935, se consideran socios fundadores a todos aquellos que participaron directa o indirectamente aquel dia. De alli que en el libro de actas mas antiguo, que abarca el preiodo entre el 20 de febrero de 1906 y el 3 de abril de ese año, figuran oficialmente los siguientes boquenses: Benito Brichetto, Teodoro Farenga, Luis Cerezo, Teofilo Salgueiro, Arturo Penney, Antonio Bernasconi, Francisco Priano, Ramon Ferreiro, J.Ferrari, J.Gonzalez, R.Gimenez, Bartolome San Felipe, Juan Antonio Farenga, Pedro Orsero, Santiago Pedro Sana, Alfredo Canevaro, Marcelino Vergara, Guillermo Ryan, Arturo Chiappe, Esteban Baglietto, Vicente Oñate, Horacio Olivera, Luis de Harenne, M.Debattini, Ludovico Dollenz, R.Ferrari, A.Peyragude, Ernesto Sancristiani, Enrique M.Farenga, Eudoro Vergara, J.A.Santos, Donato Abbatangelo, Angel Zanetti, Bartolo Brescia, Jose de Hahenne y Alfredo L.Farenga.
Boca jugo el primer partido de su historia el 21 de abril de 1905, luciendo una casaca celeste, enfrento al club Mariano Moreno, en la Darsena Sur, en un “desafio”, tal como solian llamarse a los partidos amistosos y el resultado conseguido fue todo un presagio para su historia dorada: gano 4 a 0, los once fueron Baglietto, Teodoro, Farenga, Sana, Oñate, Tyler, De Harenne, Scarpatti, Moltedo, Gellsi, Tallent y Juan Farenga, el equipo jugo un futbol de alto vuelo y fue rapidamente convocado para otros desafios, que quedaron registrados en la historia gracias a la vocacion de cronista del capitan Moltedo, que los fue eslabonando en un cuaderno. Su dedicacion permitio saber que el segundo partido xeneize – tal la denominacion del dialecto genoves – fue el 6 de mayo de 1905 cuando perdio 3 a 1 frente a California, pero luego supero 2 a 0 a Presidente Roca, 2 a 0 a San Telmo, 6 a 0 a Washington y 5 a 0 a Instituto Francia, para caer 0 a 2 en la esperada revancha con Mariano Moreno el 17 de agosto de 1905, en el campo de Colegio Nacional Sud.

Para elegir la camiseta, los jugadores-dirigentes debieron sortear los obstaculos de un camino espinoso. En rigor a la verdad, por aquel entonces no se le adjudicaba un valor demasiado importante a la divisa. Las casacas celestes el encuentro bautismal no habian convencido, Eran demasiado inexpresivas, insulsas si se las comparaba con las de estilo ingles, a bastones verticales muy coloridos. Por eso le encargaron la confeccion de una prenda nueva a una hermana de la Farenga. “Pueden se cualquier tono menos rojiblanca, porque esos colores ya estan muy relacionados con Alumni”, le dijero. Uno de los jugadores propuso el azul y la costurera lo tomo al pie de la letra y cinfecciono unas impecables camisetas a rayas verticales azules y blancas. Boca Juniors ya tenia un identidad definida, un perfil nitido que los enorgullecia, pero una revelacion inesperada haria cambiar la historia …

¿Que ocurrio? Lo peor. O lo mejor, segun como se lo mire. Cuando fueron a disputar un desafio barrial con el equipo de Boedo, una ingratitud cromatica les paralizo el alma. Los adversarios tenian una camiseta identica, y los codigos de honor de la epoca eran incontrastables: habia que dirimir el pleito en la cancha, como verdaderos caballeros del futbol. El dichoso partido se jugo y Boca lo perdio, por lo que fue condenado a bucear en otras tonalidades. ¿Como hacer? ¿Que diseño elegir? ¿En que inspirarse?.Las dudas eran tantas como las urgencias. Y don Juan Bricchetto, que trabajaba en el puente de la Boca, propuso eliminar la incertidumbre de raiz: “Vamos al puente y miramos los colores de la bandera del primer barco que pase. Que la decision la tome el destino”. Dicho y hecho, al rato de contemplar el horizonte brumoso, la proa de un barco sueco se filtro en las retinas. Azul y amarillo, esos serian los colores, amarillo y azul, la quimica perfecta para tanta pasion encendida.

La asignatura posterior fue la insercion en las competencias organizadas por las ligas independientes.

La primera afiliacion tuvo un sabor agridulce, Boca se incribio en la Villalobos, desperdigo un Liga de futbol de altisimo nivel y gano el certamen, pero a la hora de la consagracion, uno de los dirigentes de la Liga desaparecio con el trofeo y no hubo reclamo que valga.

El desaliento fue inevitable, pero fue sagrado los empujo hacia una nueva inscripcion, esta vez en la Liga Central, en marzo de 1906, estaba en juego la Copa Reformista y Boca la consiguio al superar a Libertada Junior por un punto, fue el segundo halago de la Era Amateur, pero la primera Copa.

Simultaneamente, los xeneizes se anotaron en la Liga Albion – cuyo torneo tambien obtuvieron – y en la Asociacion Porteña, los triunfos se eslabonaban con un barniz de belleza, eficacia y contundencia. Un aura exitoso envolvia a los nuevos corsarios del Riacuelo y sus ecos retumbaban en todo el ambito rioplatense, por eso no tardo en encontrarse el primer partido internacional de Boca, fue el 8 de diciembre de 1907 cuando perdio 1 a 0 con Universal de Montevideo en Buenos Aires, la revancha se concreto el 4 de octubre del año siguiente, en la capital uruguaya y boca no solo se reivindico, sino que consiguio su halago baustimal fuera de la Argentina, se impuso por 2 a 1 y en las fibras intimas de los jugadores, hinchas y dirigentes ya habia germinado una conviccion: eral el punto exacto para dar el gran salto y afiliarse a la Asociacion Argentina de Football.

Una asamblea general faculto a los socios Teodoro Farenga y Bartolome Garibaldi para que hicieran la gestion correspondiente, pero ambos tuvieron que recurrir a Santiago Pedro Sana – el mismo que impulso el agregado de Juniors al nombre – porque los dirigentes de la Asociacion solo hablan en ingles …

La solicitud fue aceptada para que Boca actuara en el torneo de Segunda Division y en las competencias menores, era el puntapie inicial para la primera gesta xeneize: llevar al club a la maxima categoria.

El intento ianugural se desmayo en las semifinales, cuando cayo 1 a 0 ante Racing, de esa derrota – dolorosa como todas – se limpio en 1909, cuando lo doblego por identico marcador en la final de la Copa Benito Villanueva, disputada en el pabellon de Rosas. En 1910, Boca y Racing volvieron a quedar cara a cara en la semifinal, pero con un condimento extra: el ganador se asegurab el pasaporte automatico porque en la final deberia medirse con River Plate, que ya militaba en Primera.

El 8 de diciembre, en la cancha de Gimnasia y Esgrima, en las entrañas de Palermo, una multitud se agolpo para ver un choque que ya cobraba estatura de clasico, Boca puso en el campo a Bellocop, Garibaldi y Cerezo, Pieralini, Vergara y Bonatti, Spinellii, Penney, Pastor, Goivanelli. Racing formo asi: Fernandez, Seminaro y Allan, Winne, J.Ohaco y Betular, Oyarzabal, A.Ohaco, Firpo, Fres y Perinetti.

A los 5 minutos, J.Ohaco cometio hands dentro del area y Pastor ejecuto que puso en ventaja a Boca, sobre el filo de la etapa inicial, Fres estampo el empate de la Academia y a los 31′ del complemento, cuando el tramite era tan intenso como parejo, A. Ohaco marco el segundo de Racing y le clavo el puñal a la ilusion xeneize.

En 1911, Boca jugo en la Primera Divison Extra y un año despues lo hizo en Intermedia, pero el 10 de febrero de 1913, en una asamblea de la Asociacion Argentina de Football, se resolvio promover a nueve equipos al circulo superior, Ferro Carril Oeste, Platense, Banfield, Estudiantil Porteño, Comercio, Olivos, Riachuelo, Ferro Carril Sud y Boca Juniors, ellos se adosarona River, Belgrano, Racing, Estudiantes de Bs As y San Isidro, equipos que decidieron permanecer en la Asociacion cuando, a fines de 1912, se produjo la primera escision del futbol argentino, producto del alumbramiento de la Federacion.

33EE8906E.png

LA ERA AMATEUR

Luego de un largo peregrinar por los potreros de la ciudad, Boca fue admitido en la Asociacion Argentina de Football y comenzo a eslabonar su historia mas brillante. La pasion trascendio el barrio y se filtro en cada rincon del pais.

El transito de Boca por el Amateurismo fue una mixtura de gloria y romanticismo. Aquellas eran epocas de tango y futbol, de cracks and honorem motorizados por el orgullos y los colores. Dias de sedes y estadios itinirantes, flucutuantes como la pasion misma.
En el amanecer de la historia, los fundadores xeneizes se valieron de su prepotencia pasional para ocupar una manzana en la Darsena Sur, limitada por las calles Pedro de Mendoza, Colorado, Senguel (actualmente Benito Perez Galdos) y Gaboto. Alli jugaron durante dos temporadas, hasta que la afiliacion a la Asociacion obligo una mudanza inmediata porque el reducto de la Darsena no contaba con baños y vestuarios

Entre 1908 y 1912, Boca jugo en tres canchas diferentes dentro de la isla Demarchi. Y en 1913, cuando inaugurosu participacion en Primera, los dirigentes seguian sin un asentamiento fijo, por lo que hizo las veces de local en la cancha de Estudiantes de Buenos Aires, ubicada en Palermo, frente al Tiro Federal.

Paralelamente, un socio ofrecio el alquiler de unos terrenos en Wilde a un precio muy ventajoso – 200 pesos mensuales por el termino de diez años -, pero ese desarraigo derivo en una sustancial perdida del caudal societario, que descendio de 1.500 a 300.

Hasta el 25 de mayo de 1916, en un terreno de Ministro Brin y Senguel, en pleno barrio de La Boca, se inauguro el estadio que se inmaginaba como definitivo. Alli recalo, tambien, la peregrina sede social, una austera caseta de madera en la que se guardaban los palos de los arcos, las pelotas, las camisetas y la papeleria administrativa. Hasta ese momento, la burocracia auriazul habia mutado de esa casa, e incluso en los altos de varios almacenes y en la sede de la sociedad recreativa Los Farristas.

Ese rincon de la barriada parecia destinado para ser el campeonato propio hasta la eternidad, pero diferencias irreconciliables con el propietario de la parcela derivaron en un nuevo capitulo de la vida nomade, que concluyo definitivamente en 1923, cuando se arrendaron de Brandsen y Del Crucero para construir las tribunas de madera que precederian a las colosales graderia de cemento de La Bombonera.

Boca conquisto sus dos primeras estrellas en 1919 y 1920. Fueron dos equipos de utileria austera -camisetas diferentes entre si, pelotas con costuras desmesuradas-, pero desbordantes de futbol, tres jugadores se convirtieron en el simbolo de lo que luego seria la gran estirpe xeneize, a saber:
*El arquero Americo Tesorieri, un adelantado para la epoca, que sustentaba su eficiencia en una ubicacion magistral y en el anticipo a los movimientos del delantero, habia nacido cerca de La Bombonera -en Brandsen 582- y era muy querido por la hinchada. De rostro palido y anguloso, solia utilizar la tricota gris de cuello alto, al defender el arco de la Seleccion Nacional consumo dos hazañas, al mantenerse invicto en dos Sudamericanos (1921 y 1924)

*Pedro Calomino fue todo un estandarte, reconocido como el inventor de “la bicicleta”, se cambio el apellido -el verdadero era Fourmol- para honrar a la familia que lo crio de pequeño. Hijo prodigo de los potreros, estaba acostumbrado a jugar descalzo y odiaba a los botines, motivo por el cual los dirgentes hicieron una gestion ante la Asociacion para que, en su caracter de jugador “no educado”, pudiera valerse de “zapatos de lona”, tal como se denominaba a las alpargatas de campo.

*Alfredo Garissini haria delirar a los xeneizes contemporaneos. Era un verdadero comodin, capaz de jugar en cualquier puesto. La entrega permanente era su caracteristica esencial. Jamas se daba por vencido. Peleaba con el mismo entusiasmo desde el primer hasta el ultimo minuto. Y hasta hizo de juez de linea en la epoca en que cada equipo debia aportar uno, cuando abandono la practica activa se transformo en el masajista del plantel. Y ya en la decada del ’40, se dio el lujo de ser el tecnico campeon en 1943 y 1944.

La estrella de 1919, la conquisto a dos fechas del final, cuando el campeonato fue suspendido por una de las tantas discrepancias intestinas de la organizacion. Boca fue proclamado campeon porque le llevaba 9 puntos de ventajas a Estudiantes de La Plata. Al año siguiente, el logro fue mas amplio todavia, ya que les saco 12 unidades a los escoltas, Banfield y Huracan.

Década del ’20. Primera Era Dorada.

En esta década, Boca Juniors consiguió 5 títulos oficiales y además la “Copa de Honor” por su pionera y exitosa Gira por Europa.
Al año siguiente de ser campeón por primera vez, Boca se consagraría bicampeón del fútbol argentino ganando el título de 1920, en el cual se consagró con amplia ventaja sobre sus rivales: de 24 partidos jugados ganó 20 y solo perdió 1, aventajando por 12 puntos a su escolta. En este año consiguió su segundo título internacional del amateurismo al ganar la Copa de Honor Cousenier ante Universal de Uruguay.
Si bien los simpatizantes boquenses quedaron conformes con el tercer puesto logrado en el campeonato de 1922, todos anhelaban el retorno de la institución al primer puesto en la tabla de posiciones.

El titulo de 1923 se dirimio de una manera muy particular. Una vez mas el torneo se suspendio en la fecha 29.  Finalizó con la misma cantidad de puntos que Huracán; por ello debieron disputarse dos partidos de desempate. Ganó uno cada uno y fueron a un tercer encuentro que terminó igualado. Para el cuarto y decisivo encuentro Boca sufría la baja de Domingo Tarasconi, goleador absoluto de Boca y del torneo con 40 tantos, que no podía participar del encuentro por haberse golpeado en el partido anterior. Al cabo de los noventa minutos el resultado fue 0-0, por lo que fue necesaria la realización de un tiempo suplementario de 30 minutos, dividido en dos períodos de 15 minutos. Fue entonces cuando Boca logró imponerse en el marcador por 2-0 con goles de Alfredo Garasini y consagrarse campeón.

En 1924, Boca volvió a conseguir un nuevo bicampeonato. El desempeño del equipo fue tal que, con un invicto de 18 triunfos y un empate, la Asociación Argentina de Football dio por concluido el campeonato varias fechas antes porque Boca se tornó inalcanzable en puntos. Además, su ídolo Domingo Tarasconi, volvió a terminar como goleador del torneo con 16 tantos.

En la Asociación Argentina surgió la idea de enviar un representativo nacional a Europa, luego de la gran sensación que habían causado los uruguayos en los Juegos Olímpicos de 1924. Al no lograr un acuerdo, los dirigentes de Boca ofrecen mandar a su plantel a dicho emprendimiento. De esta manera, la Asociación autoriza al club a postergar sus partidos por el campeonato, para emprender su gira europea, un año después, en 1925. Los buenos resultados obtenidos en Europa, le valieron a los xeneizes el apodo de los “Malabaristas del fútbol”.
Boca se convirtió en el primer equipo argentino en competir en Europa, jugando en España (13 partidos), Alemania (5 partidos) y Francia (1 partido). Ganó 15 encuentros, perdió 3 y empató el restante, convirtiendo 40 goles a favor y recibiendo 16 en contra, obteniendo una efectividad del 78,95%. Los partidos más importantes de la gira fueron los dos triunfos contra el Atlético y el Real Madrid, este último ante la presencia del Rey de España Alfonso XII. Al regresar la Asociación Argentina de Football le entregó la Copa de Honor, en reconocimiento del logro alcanzado en Europa.  Por este largo viaje, no disputó el torneo 1925 y este fue ganado por el clásico de la era amateur, Huracán.

En 1926 la institución volvió a cambiar de estadio, esta vez en las calles Brandsen, Del Crucero, Aristóbulo del Valle y las vías del Ferrocarril Sud. Este terreno sería el mismo donde se construiría el actual estadio Alberto J. Armando. En este certamen -el ultimo dividido en dos asociaciones- volvió a salir campeón invicto (15 triunfos y 2 empates), convirtiendo 70 goles y recibiendo sólo 4. Además Roberto Cherro fue el goleador del campeonato con 22 tantos, con cuatro puntos de luz sobre Argentinos Jrs.

En este mismo año, se jugó la Copa Estímulo en reemplazo de la Copa Competencia. En la final Boca derrotó a Sportivo Balcarce por 4-1, para quedarse con la competición.

En los años 1927, 1928 y 1929, el club terminó las tres veces como subcampeón, realizando excelentes campañas, pero sin quedarse con el título. Uno los hechos más destacados, fue la goleada conseguida versus River Plate, por 6-0 en 1928. Siendo esta, la máxima goleada alcanzada por cualquiera de los dos equipos, en la historia del Superclásico del fútbol argentino.

En 1930 se transformo no solo en el ultimo campeón de la era amateur, sino el ganador del torneo mas extenso de la historia del futbol argentino, ya que lo jugaron 36 equipos, Boca cosecho 61 puntos, cinco mas que Estudiantes de La Plata.

El último campeonato Amateur

Finalmente en 1930, el último torneo disputado de la era Amateur, Boca Juniors, que cumplía 25 años de existencia, tuvo una serie de 16 éxitos consecutivos que lo llevaron a coronarse campeón en la penúltima fecha. El equipo convirtió 113 goles y ganó 29 de los 35 partidos. Roberto Cherro finalizó nuevamente como goleador del torneo, esta vez con 37 tantos. Ganando este campeonato, Boca logró su 6to título local, y consiguió ser el tercer equipo con mayor cantidad de torneos ganados, detrás de Alumni y Racing Club, con 10 y 9 respectivamente.

Jugadores que se destacaron en la década del 20

*Ludovico Bidoglio, un zaguero de tecnica pulida, talentoso del tiempismo, que se quedo en el umbral del profesionalismo por una por una lesion meniscal, pero que dejo su sello personal durante años.

*Segundo Medice, apodado “Gomita” por su facilidad para estirarse y llegar a cortar pelotas dificilisimas. Un volante derecho con sangre, sudor y juego.

*Ramon Muttis, mas conocido como “El fuerte”, un complemento apropiado para Bidoglio, ya que su fuerza y temperamento se balanceaba adecuadamente con la suficiencia tecnica del gran Ludovico.

*Esteban Kuko, risueñamente bautizado “Hormiguita” por su estructura fisica algo endeble. Un flaquito infatigable, que aparecia por derecha o izquierda enarbolando una sutil inteligencia para descargar la pelota mansa y al vacio.

*Domingo Tarascone, “Mingo” para todos, un delantero letal, que desequilibraba tanto por potencia como por destreza tecnica.

*Roberto Cherro, alias “Cabecita de Oro”, un volante ofensivo retacon, de aspecto poco atletico, pero tutor de una habilidad impactante. Sus apiladas eran antologicas y con el correr de los partidos le fue agregando una eficaz capacidad para soltar la pelota en el instante preciso.

33EE8906E.png

LA GIRA DE 1925

La mitica excursion xeneize de 1925 inserto al futbol argentino en el primer nivel internacional.

El 4 de febrero de 1925, envasados en sacos de copyright de la epoca, un grupo de jugadores abordo el buque Formosa para cruzar el Atlantico y amarrar sus ilusiones ineditas en el puerto de Vigo, luego de 22 dias de travesia en los que la unica certeza fue la incertidumbre.

Impulsados por el ideal del periodista deportivo Hugo Marini, quien soñaba con ver un equipo criollo midiendo fuerzas con un team europeo, tras representantes de la colectividad española – Zapater, Isamendi e Ibañez – se transformaron en los primeros empresarios de la historia del futbol argentino y eligieron a Boca Juniors para cristalizar tan legitima ambicion. Una decision que no causo sorpresa alguna porque los xeneizes eran los bicampeones del futbol argentino, encabezados por el presidente Adelio Cariboni, doce jugadores boquenses y cinco invitados iniciaron una gesta historiaca sin mas apoyo que el aliento de Victoriano Toto Caffarena, un hincha que se pago el pasaje con sus propios recursos y que, ad honorem, se transformo en el masajista y utilero.

Americo Tesorieri, Ludovico Bidoglio, Ramon Muttis, Segundo Medice, Mario Busso, Alfredo Elli, Domingo Tarascone, Antonio Cerrotti, Alfredo Garassini, Carmelo Pozzo, Carlos Antraygues y Dante Pertini eran los futbolistas que pertenecian al club, Octavio Diaz (arquero de Rosario Central), Roberto Cochrane (Tiro Federal), Luis Vaccaro (Argentinos Juniors), Manuel Seoane (El Porvenir) y Cesareo Onzari (Huracan) fueron los refuerzos de un equipo que se entreno solo durante cinco meses, con la orientacion que, desde la experiencia, brindaban el gran Tesorieri y el capitan Elli.

Las canchas de España, Alemania y Francia se asombraron con el nivel tecnico y la entrega solidaria de Boca Juniors, un nombre que cpmnzo a sonar fuerte en el Viejo Continente, como sinonimo del mejor futbol que podia jugarse en nuestras tierras, un balance numerico espectacular – 15 triunfos, un empate y tres derrotas – e individualidades superlativas, colocaron a los xeneizes en la primeras planas de los periodicos, catlogandolos de atraccion.

Al cabo de la excursion, la excitacion entusiasta y el cosquilleo placentero de haberse metido en la historia, taparon las ingratitudes minimas, por caso el rojo que debio aforntar el trio empresarial, que debio costear una perdida de 30.000 pesos.

El 12 de julio, cuando el buque Marsella llego al puerto de Buenos Aires luego de 30 dias de viaje, aguardaba una multitud rugiente, hubo fiesta durante varias jornadas, el empedrado del barrio parecia mas lustroso que de costumbre, habia aroma a gloria en las plazas y la Asociacion Argentina de Football, en atencion a la hazaña del primer equipo argentino en incursionar por Europa, designo a Boca Juniors como Campeon de Honor de la temporada 1925, con derecho a sumarle otra estrella a su escudo. La popularidad xeneize crecia como bola de nieve, pero esa gira, inmortalizada como La Gira del ’25, tambien catapulto a Boca hasta las nubes. Ya era un grande para el mundo entero …

LOS PARTIDOS DE LA GIRA DE 1925

 

PARTIDOS DE LA GIRA 25.jpg

33EE8906E.png