La Era Profesional 1931 – 1993

La era Profesional.

Boca Juniors comenzó a participar en el Profesionalismo y se consagró ganador del Campeonato de 1931, siendo el primer campeón de esta era. Las tres últimas fechas de este torneo valen la pena ser comentadas. En la antepenúltima jornada, Boca visitó a su escolta, Estudiantes de La Plata, a quien le llevaba cuatro puntos. Si ganaba, se aseguraba el título. Los platenses lo vencieron por cuatro a uno y le pusieron emoción a la definición. En la penúltima fecha, Boca le ganó 4 a 2 a Talleres de Remedios de Escalada y se consagró campeón porque Estudiantes perdió con Atlanta. La última fecha fue en la cancha de River (su eterno clásico) y Boca Juniors le goleó por 3 a 0, dando la vuelta frente al rival de toda la vida. En este torneo, ganó 22 partidos, empató 6 y perdió 6.

Luego de dos años el equipo de la Ribera volvería a ser campeón en el Torneo de 1934. Se consagró con 55 puntos, tan solo uno por encima de Independiente, pero fue notable su poder ofensivo con 101 goles (primer equipo en superar la barrera de los 100) en 39 partidos. Para el campeón, contribuyeron en gran medida Roberto Cherro, quien marcó 22 goles, y Francisco Varallo con 18. El equipo se coronó en la penúltima fecha cuando goleó a Platense por 5 a 1 como local. Fueron 23 triunfos, 9 empates y 7 derrotas.
En 1935, Boca se consagraría campeón nuevamente obteniendo así el primer bicampeonato del Profesionalismo. Con la base del equipo campeón en el anterior torneo, más la incorporación del zaguero brasileño Domingos da Guía, se convirtió en protagonista principal y en puntero casi permanente. Conformaban este equipo: Juan Yustrich; Domingos da Guía y Valussi; Vernieres, Lazzatti y Arico Suárez; Tenorio, Varallo, Benítez Cáceres, Cherro y Cusatti. Obtuvo el 85,29% de los puntos (58) y además convirtió 100 goles y recibió sólo 29. En el último tramo del Torneo, Boca logró 9 triunfos consecutivos. Así, desplazó de la punta a Independiente y lo aventajó por 3 puntos. Al faltar dos fechas, ambos rivales se midieron en Avellaneda y empataron 2 a 2. En la jornada siguiente, Boca le ganó a Tigre 3 a 0 y se coronó campeón. En este torneo, consiguió 27 triunfos, 4 empates y sólo 3 derrotas.

Década del ’40.

El primero lo obtuvo en el Torneo de 1940, año en el que se inauguró La Bombonera. Dos años antes había contratado a su primer director técnico, Carlos Sobral, una función a la que en ese entonces no se le atribuía la importancia que tendría en el futuro. El equipo se mantuvo expectante y cerca del puntero durante gran parte del campeonato hasta que venció a River por 3-1 y alcanzó el primer puesto. En la penúltima fecha recibió a Independiente, su escolta a cinco puntos, y lo goleó 5-2 sumando una nueva estrella. Fueron 24 partidos ganados, 7 empatados y 3 perdidos.

 

En 1943 consigue uno de los títulos más recordados. Pasadas siete fechas, Boca se encontraba en el penúltimo lugar de la tabla de posiciones. Sin embargo, comenzó una recuperación formidable y al terminar la primera rueda había escalado hasta la tercera ubicación, detrás de Rosario Central y del líder, River Plate. En la quinta fecha de la segunda rueda le ganó al puntero por 2 a 1, con dos goles de Severino Varela, y lo alcanzó en la punta. De allí en adelante, la lucha entre ambos equipos se mantuvo palmo a palmo hasta la última fecha. A la misma, Boca arribó con un punto de ventaja y recibió a Ferro. Recién a diez minutos del final logró doblegar a su rival y quedarse con el campeonato. Sumó 45 puntos en treinta fechas con 18 éxitos, 9 empates y 3 derrotas.

En 1944, Boca continuó su racha ganadora, llegando a permanecer 26 encuentros invicto, lo que constituyó récord en el Profesionalismo argentino hasta que Racing alcanzó 39 en 1966. Faltando jugar tres partidos, Boca le llevaba cuatro puntos de ventaja a su escolta River. Pero empató 2 a 2 contra Platense con un escándalo que llevó a la clausura de La Bombonera, y posteriormente con Rosario Central también por 2 a 2, llegando al último partido con un solo punto de diferencia sobre River. El último encuentro se disputó contra Racing, haciendo de local Boca Juniors en El Monumental de River (debido a la suspensión de La Bombonera). Boca triunfó por un contundente 3-0 (dos de Pío Corcuera y uno de José Marante), consagrándose bicampeón por segunda vez en el Profesionalismo.

Años ’50

En 1954 Boca salió campeón luego de nueve años. A tres fechas del final, Boca le ganó a Huracán por 3-1. Si derrotaba en la fecha siguiente a River sería campeón, pero la ilusión se vio frustrada al perder 3-0. Finalmente en la última fecha del torneo venció a Tigre por 1-0, obteniendo la copa. José “Pepino” Borello fue el goleador del campeonato con 19 goles, cortándole el tricampeonato que River podría haber obtenido tras haber sido campeón los 2 años anteriores. Lo consiguió con los aportes fundamentales de Julio Elías Musimessi y José Borello.

La gloriosa década del ’60. Segunda Era Dorada.

En los años 60 el club consigue 5 títulos y fue el gran dominador del fútbol local en toda la década. El primero fue en 1962 gracias a una sólida defensa y un eficiente poder ofensivo. Tras cinco triunfos consecutivos logró alcanzar a River en la cima de la tabla. Ambos equipos se midieron en la Bombonera en la penúltima fecha. Ganaba 1 a 0 con gol de Paulo Valentim, de penal, cuando a seis minutos de terminar el partido, el árbitro Nai Foino le otorgó un penal a River. Lo ejecutó Delem y Roma se lo atajó. El partido terminó 1 a 0 y se desató una fiesta en La Bombonera. A la fecha siguiente, goleó 4 a 0 a Estudiantes LP, también como local y se consagró campeón. En total, ganó 18 partidos; empató 7 y perdió solo 3. Convirtió 45 goles y su valla fue la menos vencida, recibiendo solamente 18 goles. El goleador del equipo fue Paulo Valentim con 19 tantos.

En 1963, se convirtió en el primer equipo argentino en disputar una final de Copa Libertadores, después de eliminar a Peñarol en las semifinales. En los encuentros decisivos se enfrentó al poderoso Santos de Pelé. A pesar de que los xeneizes estuvieron a la altura de las circunstancias, el conjunto brasileño resultó ganador: 3 a 2 en Río de Janeiro y 2 a 1 en La Bombonera. El equipo mostró un gran nivel durante toda la copa e inclusó, contó con el goleador de la competencia: José Sanfilippo, con 6 tantos.

El siguiente título se dio en 1964, en un campeonato que se ganó nuevamente gracias a la gran defensa que tuvo el equipo y la contundencia en ataque. La mayoría de los partidos que ganó lo hizo por uno a cero y Roma mantuvo la valla invicta durante 742 minutos. Además, recibió un solo gol en 14 fechas.

Al año siguiente se coronaría bicampeón por tercera vez en el Profesionalismo, en un apasionante mano a mano con River. Los “Millonarios” mantuvieron la punta durante todo el certamen hasta que fueron alcanzados por los Xeneizes a pocas fechas del final. En la antepenúltima se encontraron en La Bombonera. River se puso en ventaja con gol de Luis Artime pero, en el segundo tiempo, Boca lo dio vuelta con goles del “Pocho” Pianetti y de Norberto Menéndez, sobre la hora. Al vencer a Atlanta en la última fecha se logró el título.

14 de diciembre de 1969: Última fecha. Boca 2 – River 2. Vuelta olímpica de Boca en el Monumental y frente a su clásico rival.
Este año, comenzó además una nueva participación en la Copa Libertadores, teniendo un arranque demoledor en la fase de grupos, triunfando en los cuatro partidos disputados. Llegó hasta las semifinales, donde Independiente (que había ganado su primera Libertadores un año antes) lo eliminó por diferencia de gol, después de superarlo 2 a 0 en Avellaneda, perder 1 a 0 en La Bombonera, para luego igualar 0 a 0 el partido de desempate.

En 1969 se jugó por primera vez la Copa Argentina. Fue un torneo oficial del que participaron clubes del interior del país, más los que jugaban el Metropolitano. Era el equivalente a la Copa del Rey española o a la Copa Italia. Boca le ganó la final a Atlanta por 3 a 1, y aunque luego perdió 1 a 0 ante el mismo rival, se consagró campeón por diferencia de gol. Jugó cinco fases, lo que le demandó 10 partidos. De ellos, ganó 7, empató 1 y perdió 2.
En el mismo año Boca, y por el torneo Nacional, llegó a la última fecha con dos puntos de ventaja sobre River y debía visitarlo en El Monumental. En un histórico partido, Norberto Madurga se consagró como ídolo de Boca al marcar los dos tantos del empate que derivó en una nueva estrella. Los jugadores dieron la vuelta olímpica pese a que los dirigentes de River mandaron a encender los grifos de agua del césped. En este torneo, sumó 29 puntos en 17 fechas, con 13 triunfos, 3 empates y una derrota, y consiguió así el Campeonato Nacional 1969.

Década del ’70. La era Lorenzo.

Comenzó en 1970, con Boca participando en el Grupo “B” del Torneo Nacional. Finalizó segundo, con 29 puntos en 20 cotejos. Jugó la semifinal contra Chacarita, en la cancha de Racing, al que derrotó 2-0. El partido definitorio se disputó en el estadio de El Monumental y su rival fue Rosario Central. Víctor Landucci puso en ventaja a los “rosarinos” y a los 79 minutos empató Ángel Clemente Rojas. Fueron al suplementario y Jorge Coch, tras una monumental jugada de Rojas, le dio otro título a Boca.

 

En 1976 llega al club Juan Carlos Lorenzo, uno de los más exitosos entrenadores que tuvo Boca Juniors, consiguiendo, en un lapso de 3 años, 5 títulos oficiales:

El primero fue el Metropolitano 1976. El torneo se dividió en dos grupos de once equipos cada uno y Boca integró el grupo A. Se clasificaban los primeros seis de cada zona y Boca entró cuarto con 25 puntos en 22 fechas. La ronda final, con doce participantes, era a una rueda, todos contra todos, y en campo neutral. Huracán y los Xeneizes fueron los protagonistas y se encontraron en el Monumental a falta de tres fechas para concluir el certamen. Con un gol del “Chino” Benítez se impuso por uno a cero y lo aventajó por tres puntos cuando quedaban cuatro por jugarse. Una vez más, Boca dio la vuelta olímpica en la cancha de River cuando derrotó a Unión por 2-0, en una noche bajo un diluvio, con goles de Benítez y del “Toti” Veglio.

boca-juniors-1976-n-1-001.jpg

22 de diciembre de 1976: Boca 1 – River 0. La única final entre ambos. Imagen del gol de Rubén Suñé que le dio el Nacional 1976 a Boca Juniors.

Un nuevo bicampeonato llegaría en el torneo siguiente, con el Nacional 1976. Esta vez el Torneo se dividió en cuatro grupos de ocho equipos cada uno y Boca integró el “A”. Se clasificaron los dos primeros de cada zona y Boca, luego de desempatar el primer puesto con Quilmes pasó a cuartos de final. Derrotó a Banfield por 2-1 y en la semifinal hizo lo propio con Huracán, a quien venció 1-0 en la cancha de Independiente. Así llegó a la final en la cual enfrentó a River en el estadio de Racing. Con gol de tiro libre de Rubén Suñé, mientras Fillol armaba la barrera, en el minuto 29 del segundo tiempo, Boca ganó 1 a 0 y sumó un nuevo título. Fue la única vez en la historia que los dos equipos más importantes del país definieron un certamen entre sí.

Tras haberse coronado campeón el año anterior, clasificó a la Copa Libertadores 1977. En la primera fase compartió el grupo con River y los clubes uruguayos Peñarol y Defensor. De todos estos equipos solamente uno pasaría a la siguiente ronda. Con la valla invicta se clasificó a la fase semifinal en donde tuvo como rivales a Libertad de Paraguay y Deportivo Cali, de Colombia. Con dos triunfos sobre los paraguayos y dos empates con los colombianos accedió a la final ante Cruzeiro de Brasil. El primer partido se jugó en La Bombonera y lo ganó Boca por 1-0 con gol de Carlos Veglio. En Belo Horizonte los locales se impusieron por el mismo marcador y hubo que jugar un desempate en Montevideo. El encuentro y el alargue finalizaron sin goles, y en la definición por penales Hugo Gatti fue el héroe al detener el último ejecutado por Vanderley y darle, por primera vez, la Copa Libertadores al conjunto del “Toto” Lorenzo.

Así, tras haberse coronado como el mejor equipo de América, Boca debía jugar la Copa Intercontinental ante el campeón de la UEFA Champions League, el Liverpool de Inglaterra. Boca hizo todas las gestiones posibles para enfrentar al conjunto inglés, pero el Liverpool no podía viajar porque las fechas coincidían con las de la Premier League. Se negoció entonces con el subcampeón de Europa, el Borussia Mönchengladbach de Alemania. El primer encuentro en La Bombonera, finalizó 2 a 2, con goles de Mastrángelo y Ribolzi. En Karlsruhe, Alemania, se jugó la revancha que vio ganador a Boca por un contundente 3-0, con tantos de Enrique Mastrángelo, Darío Felman y Carlos Salinas.
El primer bicampeonato de América conseguido por el club se daría al año siguiente en 1978. Inició el Torneo en la fase semifinal por haber sido el campeón de la anterior edición y sus rivales fueron River y Atlético Mineiro. A los brasileños los derrotó por 2-1 en el Mineirão y por 3-1 como local, mientras que con River igualó en La Bombonera sin goles y en la última fecha lo venció 2-0 en El Monumental. Ese triunfo lo clasificó para jugar la final con Deportivo Cali, que en ese entonces era dirigido por Carlos Bilardo. La ida se jugó en Colombia y terminó igualada sin goles. La revancha, en La Bombonera, fue victoria Xeneize por 4-0 con goles de Hugo Perotti -en dos oportunidades-, Ernesto Mastrángelo y Carlos Salinas.
En 1979 se llegaría nuevamente a la final de la Copa Libertadores (tercera consecutiva), pero esta vez, sería derrotado por Olimpia de Paraguay, perdiendo 2 a 0 de visitante, y empatando 0 a 0 de local.

Años ’80

No fue una década muy exitosa, en la cual se pueden destacar solo 2 títulos.
En 1981 llega al club Silvio Marzolini como entrenador y Diego Armando Maradona, la flamante incorporación del club junto con otros jugadores como Miguel Brindisi, Osvaldo Escudero y Marcelo Trobbiani. En el debut de Maradona, Boca ganó el torneo Metropolitano 1981. Ferro Carril Oeste, conducido por Carlos Griguol, fue el equipo que se lo peleó hasta lo último. Faltando tres fechas, ambos rivales se midieron en La Bombonera. Boca, quien le llevaba un punto de ventaja, lo derrotó 1-0 con gol de Hugo Perotti, a diez minutos del final. En la jornada siguiente, Rosario Central lo derrotó 1-0, mientras que Ferro, que le ganaba tres a cero a Huracán, empató. Recién en la última fecha, y tras igualar con Racing 1-1, Boca se consagró campeón. En 34 fechas sumó 50 puntos, con 20 triunfos, 10 empates y 4 derrotas.

En 1989 Boca consigue la Supercopa Sudamericana. Quedó libre en la primera fase por lo que ingresó en cuartos de Final. Eliminó a Racing 0-0 y 2-1 y se clasificó a la semifinal. En ella, superó a Grêmio de Porto Alegre, a quien derrotó 2-0 como local e igualó sin goles como visitante. En la final empató 0-0 los dos partidos contra Independiente y desempataron por penales luego del segundo cotejo, en Avellaneda. Los cuatro primeros ejecutados por Boca fueron convertidos y Carlos Navarro Montoya le detuvo la cuarta ejecución de Independiente a Fabián Artime, quedando la definición a cargo de Blas Armando Giunta, quien convierte en gol su ejecución para que Boca logre su cuarto título internacional.

Década del ’90

Tras una década del 80′ sin demasiados títulos, Boca inaugura esta nueva etapa ganando la Recopa Sudamericana 1990. Por haber ganado la Supercopa obtuvo el derecho a jugar por primera vez este trofeo. Su rival fue Atlético Nacional de Medellín, campeón de la Copa Libertadores. El único partido se desarrolló en el Orange Bowl de Miami y Boca ganó 1-0 con gol de Diego Latorre.

En 1991 Boca consigue el Clausura 1991 pero no bajo el rótulo de campeón. La reglamentación indicaba que los ganadores del Apertura y el Clausura deberían enfrentarse en una final para determinar al campeón de la temporada. Newell’s se la ganó por penales en La Bombonera en una lluviosa tarde. Anteriormente, Boca había ganado el Clausura ’91 de modo brillante: 19 partidos jugados, 13 ganados y 6 empatados, con apenas 6 goles en contra en todo el certamen. También en este mismo año, se consigue llegar hasta las semifinales de la Copa Libertadores, donde resulta derrotado en una escandalosa serie contra Colo-Colo de Chile, quién al finalizar el certamen, terminaría siendo el campeón.

Ya en 1992, y bajo la dirección técnica de Oscar Tabárez el equipo de la ribera consigue 2 títulos.

El primero fue el Apertura 1992. Fue muy festejado por los seguidores ya que volvió a ser campeón a nivel local después de 11 años. Disputó el campeonato mano a mano con River, a quien venció en la décima fecha por 1-0 como local, la tarde en que Navarro Montoya le atajó el penal a Hernán Díaz. Mantuvo un invicto de 14 partidos pero luego se cayó y los “Millonarios” se le pusieron a tiro. En la última fecha, a Boca le alcanzaba con empatar ante San Martín de Tucumán, en La Bombonera para ser campeón. Los visitantes abrieron el marcador, y así se fueron al descanso, pero a los dos minutos del segundo tiempo Claudio Benetti igualó y desató la fiesta para coronarse campeón tras haber sumado 27 puntos contra los 23 de River, que quedó en segundo lugar.

El tercer título (otra vez de la mano de Oscar Tabárez) fue la Copa Master de Supercopa. Este torneo, que se jugó solamente dos veces (la segunda en 1994) y que fue oficializado por la Conmebol, lo disputaron los equipos que habían ganado al menos una vez la Supercopa Sudamericana. El mismo se desarrolló en el estadio de Vélez y Boca venció a Olimpia de Paraguay en la semifinal, con gol de Roberto Cabañas. La final la disputó con Cruzeiro y le ganó por 2-1, con tantos de Diego Soñora y Alejandro Giuntini.

El cuarto título que consigue el club fue la Copa de Oro Nicolás Leoz 1993. El certamen fue disputado por aquellos equipos que habían ganado alguno de los cuatro torneos continentales organizados por la Conmebol el año anterior. Boca Juniors enfrentó en semifinales a San Pablo, un poderoso equipo que era el bicampeón de la Copa Libertadores y que estaba plagado de figuras. Como local, lo derrotó por 1-0 y en Brasil perdió por el mismo resultado, lo que obligó a jugar el alargue con la modalidad de Gol de Oro. Sergio Martínez, a los cincuenta segundos del mismo, le dio a Boca el pase a la final. En ella, se encontró con otro conjunto brasileño: Atlético Mineiro. La ida, en Belo Horizonte, terminó empatada sin goles y en la revancha, en La Bombonera, Carlos Mac Allister convirtió el tanto que permitió la victoria por 1 a 0 y le dio otra estrella a los Xeneizes.

barra-separadora-561011 (2)

Anuncios