Silvio Marzolini

Desde el día 30 de noviembre de 2015 el museo de la pasión Xeneize tiene una nueva estatua de un ídolo para ser exhibida. La imagen de Silvio Marzolini ahora descansa entre las grandes glorias del club, porque en verdad él ha sido referente e ídolo indiscutido desde su llegada a principios de la década del ’60.

El gran Silvio llegó al club a principios de 1960 con apenas 19 años procedente de Ferro junto con el tano Antonio Roma.

Lateral izquierdo de quite, juego y gran técnica, enseguida se adaptó a lo que es Boca y sus rendimientos fueron superlativos  junto con los de un equipo que en esa década del ’60 ganaría varios títulos.

Roma_Marzolini.jpg

Junto con Roma y Silvero eran los primeros nombres que salían de memoria en los equipos de aquel tiempo y su destacado trabajo en el sector izquierdo de la defensa, le brindaron la posibilidad de jugar los mundiales de Chile ’62 e Inglaterra ’66, siendo elegido en ambas competencias como el mejor en su puesto por lo que se ganó el rótulo del “mejor 3 del mundo”. Tan equivocados parece que no estaban en la FIFA porque en Argentina es considerado como el mejor lateral de la historia del fútbol argentino.

Campeón en 1962, 64, 65, también ganó los nacionales de 1969 y ’70 junto con la primera conquista de la copa Argentina también en el ’69 en el equipo de Alfredo D’istefano.

En el mencionado Nacional de 1969, Boca se consagró campeón en cancha de riBer empatando con el local 2 a 2 la famosa tarde que se prendieron los grifos de riego para que Boca no diera la vuelta.

Marzolini no solo dio la vuelta con sus compañeros, sin que dio una segunda vuelta olímpica solo entre el agua del riego, los insultos de los locales y la ovación de la hinchada del equipo campeón.

1969_04

La vuelta olímpica solo en un monumental con los grifos prendidos para evitar el festejo.

Jugó hasta el año 1972 (se despidió el 10 de diciembre en la victoria 1 a 0 frente a Huracán por la última fecha del torneo Nacional) y dejó una cifra de 619 partidos disputados entre locales, internacionales y amistosos. Marcó 13 goles (1 gol por año de promedio) y vio la tarjeta roja solamente 3 veces.

Como los grandes ídolos siempre vuelven, Silvio fue el técnico de 1981 cuando Boca contrató a Maradona y también pudo ser campeón como DT. Recién este año el vasco Arruabarrena pudo volver a ser un DT campeón que también lo había logrado como jugador. Silvio era el último caso. Por problemas cardíacos dejó su cargo después de aquel Metropolitano por lo que el torneo Nacional de 1981 fu dirigido por su ayudante Horacio Bongiovanni.

marz3.jpg

Como Técnico también fue campeón y tuvo el privilegio de dirigir a Maradona.

Siempre siguió en el club y fue el coordinador del fútbol juvenil a principios de la década del ’90 hasta que tuvo un segundo ciclo como técnico en 1995, lamentablemente no pudo volver a ganar un título pero fue el técnico que hizo reaparecer a Maradona en el torneo Apertura junto con Caniggia, aquel que Boca peleó hasta el final.

n_boca_juniors_historia-953054.jpg

Adorado por el hincha que lo vio jugar, respetado por aquellos que lo vimos dirigir y querido por todo el pueblo boquense, Marzolini en una parte de Boca y hoy tiene su merecida estatua en un museo con mucha gloria de la que él contribuyó a obtener.
1- boca-barra-separadora (2)

silvio-marzolini-boca-puraciudad-750x400.jpg

El ídolo ‘xeneize’ Silvio Marzolini ya forma parte de la historia del Museo de Boca, en donde fue descubierta su estatua ubicada junto a la de Diego Maradona, Juan Román Riquelme, Martín Palermo, Guillermo Barros Schelotto y Rojitas.

“Este es otro momento inolvidable que me regala Boca, como tantos otros que me tocaron vivir como jugador y técnico” afirmó emocionado el homenajeado Silvio Marzolini.

Además, marcó: “les agradezco a todos que me acompañan y en especial al club, que se acuerda de nosotros, los que tuvimos la suerte de aportar lo nuestro para hacer de Boca un club único en el mundo”.

Marzolini es considerado como uno de los mejores laterales izquierdo que se vieron en el fútbol argentino.

Comenzó su carrera en Deportivo Italiano, pasó por Ferro y de allí saltó a Boca para construir una historia dorada con su juego exquisito y su entrega sin límite. Vistió la camiseta azul y oro de 1960 a 1972, período en el que consiguió seis títulos, como los torneos de Primera División en 1962, 1964 y 1965, el Nacional y la Copa Argentina en 1969 y el Nacional de 1970.

En total, Silvio Marzolini jugó 408 partidos a lo largo de su carrera y anotó 10 goles. Y también se lució con la camiseta celeste y blanca de la Selección Argentina, con la que jugó los mundiales Chile 1962 e Inglaterra 1966.

Una vez que cerró su capítulo como jugador, Marzolini inició otro largo y exitoso como formador de juveniles y técnico de Primera. Comenzó en All Boys y más tarde llegó a Boca para ganar el Metropolitano 1981 de la mano de Diego Maradona. Luego volvió a ser el técnico de Boca en 1995, nuevamente con Maradona en el plantel, y en su último experiencia antes de dedicarse a la formación de juveniles.

Silvio Marzolini ya tiene su estatua en el Museo de Boca

1- boca-barra-separadora (2)

Anuncios